PROPIEDAD INDUSTRIAL QUE IMPULSA LA INNOVACIÓN
09 Dec

EMPRESAS E INSTITUCIONES DEFIENDEN UNA ESTRATEGIA “HOLÍSTICA” DE PROPIEDAD INDUSTRIAL QUE IMPULSE LA INNOVACIÓN


Las empresas con al menos una patente registrada generan un 20% más de ingresos por empleado y pagan salarios un 19% más altos

“Si todos coincidimos en que la innovación ha sido decisiva para afrontar la crisis que hemos vivido, ahora más que nunca debemos ser conscientes de la importancia de preservarla e impulsarla”. Ha sido una de las principales conclusiones de la jornada “Propiedad Industrial”: nuevas Estrategias para Innovar”, organizada por PONS IP, Pfizer España y la Fundación I+E para abordar los nuevos escenarios que se abren para la propiedad industrial como uno de los factores dinamizadores de la innovación que debe impulsar la recuperación social y económica.

La jornada, celebrada en la sede de Fundación PONS, ha contado con la participación de representantes del ámbito empresarial e institucional, así como de multinacionales con larga presencia en España.

Carmen Toledo de la Torre, jefa de la Unidad de Información Tecnológica de la Oficina Española de Patentes y Marcas, ha abierto la jornada con una referencia clara a la propiedad industrial como “palanca para la innovación post-covid”. Ha hecho alusión a un estudio de la Oficina Europea de Pantes y de la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE, según el cual aquellas compañías que poseen al menos una patente, diseño o marca registrada, generan unos ingresos por empleado un 20% mayores y pagan unos salarios un 19% de media más altos que el resto de empresas”. Toledo, además, ha expuesto las claves del Plan Estratégico de la OEPM, uno de cuyos cinco objetivos es “favorecer la investigación, el desarrollo y la transferencia de tecnología”, impulsando la transferencia al mercado de los proyectos de I+D, ampliando y mejorando los servicios para el sector empresarial y estableciendo alianzas con todos los actores del sistema de I+D+i.

Icíar Sanz de Madrid, directora de Relaciones Internacionales de Farmaindustria, ha centrado su intervención en la importancia de la propiedad industrial en los sectores de Alta Tecnología. Ha puesto de relieve el modelo de I+D como piedra angular de la industria farmacéutica, que invierte a nivel mundial 152.000 millones de dólares en innovación. “La elaboración de cualquier medicamento es una carrera de obstáculos y un proceso largo, costoso y altamente arriesgado. Sólo tres de cada diez moléculas que llegan al mercado permiten recuperar la inversión, por lo que es la patente la que la protege y por lo tanto fomenta la investigación. Gracias a las patentes tenemos hoy medicamentos que han permitido aumentar nuestra salud y nuestra esperanza de vida”.

Luis Ignacio Vicente, consejero estratégico de PONS IP, defendió el “relevante” papel de las patentes ante la necesidad de que los países puedan aspirar a contar con suficiente soberanía tecnológica para poder gestionar los activos intangibles de forma adecuada a los intereses de las sociedades a las que representan. Asimismo, Vicente indicó la conveniencia de impulsar las patentes en el sector público de I+D para mejorar la transferencia de conocimiento, “en línea con lo que ha manifestado la OCDE hace unos días en un reciente informe sobre el modelo de transferencia tecnológica español”. En ese sentido, señaló que las patentes “deben formar parte de la estrategia de las empresas y las instituciones, rediseñando los sistemas de Gobernanza de universidades y OPIS para disminuir su carga administrativa, con una orientación a resultados y visión horizontal de las políticas de innovación”.

La mesa redonda, moderada por el periodista y divulgador científico Luis Quevedo, ha contado además con la participación del periodista y divulgador en innovación Eugenio Mallol, así como de la directora general de PONS IP, Nuria Marcos, quien destacó el importante papel que juega hoy la propiedad industrial, y las patentes en particular, para transformar el conocimiento en valor. “Un buen ejemplo lo tenemos con el caso de las vacunas contra el COVID-19 que han llegado al mercado en tiempo récord en un entorno de seguridad jurídica y con el firme compromiso tanto del sector público como el privado en un clima de colaboración mutua que debería ser tomado como referencia para el futuro. También es bueno el ejemplo de la revolución de las nuevas tecnologías derivadas de la aceleración de la transformación digital que estamos viviendo”.

El cierre de la jornada ha corrido a cargo de Sergio Rodríguez, presidente de Pfizer España y patrono de la Fundación I+E, quien ha puesto en valor la innovación y el avance científico en el período que hemos vivido. “Si hemos llegado a donde estamos ahora ha sido gracias a la innovación y la colaboración público-privada, por lo que nos debe servir de ejemplo para el futuro y seguir incentivado la investigación y nuestro sistema de propiedad industrial, auténtico catalizador de innovación empresarial”.

Las empresas con al menos una patente registrada generan un 20% más de ingresos por empleado y pagan salarios un 19% más altos

“Si todos coincidimos en que la innovación ha sido decisiva para afrontar la crisis que hemos vivido, ahora más que nunca debemos ser conscientes de la importancia de preservarla e impulsarla”. Ha sido una de las principales conclusiones de la jornada “Propiedad Industrial”: nuevas Estrategias para Innovar”, organizada por PONS IP, Pfizer España y la Fundación I+E para abordar los nuevos escenarios que se abren para la propiedad industrial como uno de los factores dinamizadores de la innovación que debe impulsar la recuperación social y económica.

La jornada, celebrada en la sede de Fundación PONS, ha contado con la participación de representantes del ámbito empresarial e institucional, así como de multinacionales con larga presencia en España.

Carmen Toledo de la Torre, jefa de la Unidad de Información Tecnológica de la Oficina Española de Patentes y Marcas, ha abierto la jornada con una referencia clara a la propiedad industrial como “palanca para la innovación post-covid”. Ha hecho alusión a un estudio de la Oficina Europea de Pantes y de la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE, según el cual aquellas compañías que poseen al menos una patente, diseño o marca registrada, generan unos ingresos por empleado un 20% mayores y pagan unos salarios un 19% de media más altos que el resto de empresas”. Toledo, además, ha expuesto las claves del Plan Estratégico de la OEPM, uno de cuyos cinco objetivos es “favorecer la investigación, el desarrollo y la transferencia de tecnología”, impulsando la transferencia al mercado de los proyectos de I+D, ampliando y mejorando los servicios para el sector empresarial y estableciendo alianzas con todos los actores del sistema de I+D+i.

Icíar Sanz de Madrid, directora de Relaciones Internacionales de Farmaindustria, ha centrado su intervención en la importancia de la propiedad industrial en los sectores de Alta Tecnología. Ha puesto de relieve el modelo de I+D como piedra angular de la industria farmacéutica, que invierte a nivel mundial 152.000 millones de dólares en innovación. “La elaboración de cualquier medicamento es una carrera de obstáculos y un proceso largo, costoso y altamente arriesgado. Sólo tres de cada diez moléculas que llegan al mercado permiten recuperar la inversión, por lo que es la patente la que la protege y por lo tanto fomenta la investigación. Gracias a las patentes tenemos hoy medicamentos que han permitido aumentar nuestra salud y nuestra esperanza de vida”.

Luis Ignacio Vicente, consejero estratégico de PONS IP, defendió el “relevante” papel de las patentes ante la necesidad de que los países puedan aspirar a contar con suficiente soberanía tecnológica para poder gestionar los activos intangibles de forma adecuada a los intereses de las sociedades a las que representan. Asimismo, Vicente indicó la conveniencia de impulsar las patentes en el sector público de I+D para mejorar la transferencia de conocimiento, “en línea con lo que ha manifestado la OCDE hace unos días en un reciente informe sobre el modelo de transferencia tecnológica español”. En ese sentido, señaló que las patentes “deben formar parte de la estrategia de las empresas y las instituciones, rediseñando los sistemas de Gobernanza de universidades y OPIS para disminuir su carga administrativa, con una orientación a resultados y visión horizontal de las políticas de innovación”.

La mesa redonda, moderada por el periodista y divulgador científico Luis Quevedo, ha contado además con la participación del periodista y divulgador en innovación Eugenio Mallol, así como de la directora general de PONS IP, Nuria Marcos, quien destacó el importante papel que juega hoy la propiedad industrial, y las patentes en particular, para transformar el conocimiento en valor. “Un buen ejemplo lo tenemos con el caso de las vacunas contra el COVID-19 que han llegado al mercado en tiempo récord en un entorno de seguridad jurídica y con el firme compromiso tanto del sector público como el privado en un clima de colaboración mutua que debería ser tomado como referencia para el futuro. También es bueno el ejemplo de la revolución de las nuevas tecnologías derivadas de la aceleración de la transformación digital que estamos viviendo”.

El cierre de la jornada ha corrido a cargo de Sergio Rodríguez, presidente de Pfizer España y patrono de la Fundación I+E, quien ha puesto en valor la innovación y el avance científico en el período que hemos vivido. “Si hemos llegado a donde estamos ahora ha sido gracias a la innovación y la colaboración público-privada, por lo que nos debe servir de ejemplo para el futuro y seguir incentivado la investigación y nuestro sistema de propiedad industrial, auténtico catalizador de innovación empresarial”.