Día Mundial de la Propiedad Intelectual 2017: celebramos la innovación

improve-livesComo cada 26 de abril, ayer celebramos el Día Mundial de la Propiedad Industrial e Intelectual. Para conmemorar esta fecha, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) nos propone reflexionar sobre cómo la innovación mejora nuestras vidas. Así como otros años la temática del World IP Day se ha centrado en el papel de los derechos de IP en el cine, la música o la creatividad digital, este año se ha querido destacar su influencia en nuestras vidas cotidianas, haciéndolas cada vez más cómodas, seguras y saludables.

Pero, ¿por qué se celebra el Día Mundial de la Propiedad Intelectual en esta fecha? Se eligió porque fue el 26 de abril de 1970 cuando los Estados Miembros de la OMPI firmaron el Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT), que posteriormente se enmendó (1979) y modificó en dos ocasiones (1984 y 2001). Gracias a él, hoy es posible solicitar protección en un gran número de países al mismo tiempo y a través de una única solicitud internacional: lo que se conoce como solicitud de patentes por vía PCT.

La OMPI nos sugiere detenernos a pensar en cuáles son las innovaciones que más han cambiado nuestras vidas para mejorarlas, convirtiendo los problemas en progreso. Para ello, proponen cinco bloques temáticos en los que la innovación y su consecuente protección a través de los derechos de IP son clave:

  • Energías renovables. Las tecnologías sostenibles ayudan a que cada vez más personas tengan acceso a la energía. Además, influyen positivamente en la salud y la seguridad en el hogar, ayudan a mejorar la calidad del aire de las ciudades y crean oportunidades para el crecimiento de las empresas y el empleo.
  • Educación. La innovación y la tecnología han permitido crear nuevas oportunidades en educación, abriéndola a un público cada vez más amplio. Ambas mejoran la participación de los estudiantes, sirven para salvar la barrera de la distancia como factor de exclusión  y reducen los costes de los materiales empleados en educación. También sirven para dar a las personas la oportunidad de familiarizarse con la propia tecnología desde edades muy tempranas, favorecen la cultura de la innovación y estimulan a los creadores e inventores del futuro.
  • Salud. Como es bien sabido, el papel de la innovación en la salud es fundamental y muy diversos los aspectos en los que ambas se interrelacionan. Los avances en medicina, estrechamente ligados al desarrollo de tecnologías y procedimientos innovadores, son una de las manifestaciones más claras del progreso humano. Por destacar uno de los ejemplos más actuales de este hermanamiento, la impresión 3D de tejidos y órganos humanos está revolucionando el ámbito de la medicina regenerativa y el acceso a las prótesis.
  • Agricultura. Gracias a la innovación, hoy contamos con semillas más resistentes frente a climas extremos, sequía e inundaciones; con sistemas para favorecer el crecimiento de las plantas o para acceso a la información sobre cultivo sostenible. La invención en el campo de la agricultura sirve para aumentar cada día la productividad en el sector, dotar a los cultivos de cualidades que les permitan alimentar a más personasmejorar las prácticas agrícolasreducir residuos y, en definitiva, llevar a cabo un uso más eficiente y sostenible de los recursos naturales. Todo ello frente al reto actual de erradicar el hambre con una población mundial que alcanzará los 9.700 millones de personas en 2050, según las previsiones.
  • Comunicación. El impacto de las TIC en el desarrollo económico es amplio e intersectorial. La innovación en comunicación favorece el acceso de las personas al conocimiento y fomenta el contacto entre personas. Gracias a los avances en este campo, hoy existen desde auriculares que pueden traducir 37 idiomas diferentes en tiempo real hasta empresas tecnológicas que ofrecen banda ancha a países en desarrollo, mejorando el acceso a la educación, la salud, el empleo y la atención en situaciones de emergencia.