Buscar
Close this search box.
/
/
/
30 MILLONES DE RAZONES PARA APOSTAR POR LA ECONOMÍA NARANJA
30 MILLONES DE RAZONES PARA APOSTAR POR LA ECONOMÍA NARANJA
Comparte la noticia:
ACONOMIA NARANJA

La industria cultural, en términos de aportación económica y empleo, vive uno de los mejores momentos de su historia. Su crecimiento e importancia aumenta sin cesar, a lo largo y ancho del mundo: edición, música, medios audiovisuales, vid
eojuegos, música, eSports, plataformas online… todas constituyen hoy la columna vertebral de un desarrollo económico y del empleo de unos países cuyo desarrollo se basa en la creatividad y la innovación. El valor del mercado de los productos se determina cada vez más en base a su originalidad, singularidad, rendimiento y apariencia. La competitividad de los países también vendrá determinada por este indicador en el siglo XXI.

Según un informe reciente de la UNESCO, los bienes y servicios directamente relacionados con la creatividad representan ya un 3% del PIB mundial y dan empleo a cerca de 30 millones de personas en el mundo. En Europa y según los últimos datos de Eurostat correspondientes a 2017, existen 8,7 millones de puestos de trabajo en el sector cultural, de los cuales cerca de 700.000 se encuentran en España. En Estados Unidos, principal economía del mundo, la Economía Naranja ya aporta un 10% de su Producto Interior Bruto mientras que en países emergentes como Colombia ese porcentaje alcanzó el 3,4% creciendo un 40% acumulado solo en tres años. Este es el potencial del sector “naranja” que hoy por hoy constituye un reto para los países que luchan por ganar competitividad y atraer empresas en el gran mercado global que hoy es el mundo.

La globalización de intercambios de bienes y servicios y la explosión de las nuevas tecnologías ha abierto nuevas perspectivas, pero también nuevas asimetrías y retos, especialmente en el ámbito de la gestión y protección de los derechos de autor, una cuestión clave para la promoción de esta industria emergente y para las empresas que forman parte de este ecosistema.

Pero… ¿qué son las industrias creativas y culturales?

Existen multitud de definiciones de Economía Naranja realizadas en los últimos años para tratar de definir qué actividades contempla el ´termino realizadas tanto por UNESCO, como con el Banco Interamericano de Desarrollo y la propia OMPI.

Independientemente de los términos, lo que todas tienen en común es:

  1. Creatividad, artes y cultura como “core business” de su actividad
  2. Relación con los derechos de propiedad intelectual, en particular con el derecho de autor
  3. Función directa en una cadena de valor creativa

En Europa, el reglamento 1295/2013 por el que se establece el Programa Europa Creativa para el periodo 2014-2020, definió los sectores culturales y creativos como todos aquellos “cuyas actividades se basan en valores culturales o expresiones artísticas y otras expresiones creativas, independientemente de que dichas actividades estén orientadas al mercado o no y del tipo de estructura que las lleve a cabo y sin tener en cuenta el modo de financiación de dicha estructura”.

Entre estas actividades se cuentan el desarrollo, la creación, la producción, la difusión y la conservación de los bienes y servicios que encarnan expresiones culturales, artísticas u otras expresiones creativas, así como otras tareas afines, como la educación o la gestión.

Los sectores cultural y creativo incluyen, entre otros: la arquitectura, los archivos, las bibliotecas y los museos, la artesanía artística, los audiovisuales (incluidos el cine, la televisión, los videojuegos y los multimedia), el patrimonio cultural material e inmaterial, el diseño, los festivales, la música, la literatura, las artes escénicas, la edición, la radio y las artes visuales.

¿Qué debilidades tiene la Economía Naranja?

Según “Emprender un Futuro Naranja”, una publicación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el 65% de los emprendedores creativos no disponía de derechos de propiedad intelectual, ni siquiera registro de derechos de autor de sus obras. Estos resultados son las preocupantes conclusiones surgidas de una encuesta realizada a más de 200 empresarios y emprendedores de la Economía Naranja y da muestra de gran talón de Aquiles de esta industria. Extrapolable al conjunto de las empresas en las economías desarrolladas, no ayuda que las razones que expusieran para esa falta de interés sobre las herramientas de protección de sus activos intangibles fueran no tenerlos registrados, o que el proceso fuera “demasiado costoso” o que no supieran cómo hacer el proceso. Una vez más, la formación y la dificultad de acceso se mostraron como barreras principales a los recursos necesarios para proteger los resultados de la innovación en el sector.

¿Qué soluciones proponemos?

Para reducir la falta de conocimiento y el riesgo que supone superar los dos primeros años de cualquier proyecto de emprendimiento, y en especial en el ámbito de la “Economía Naranja” es de vital importancia que el análisis y planteamiento de la estrategia de protección de activos se haga desde el primer minuto, tal y como comentó Nuria Marcos, directora general de PONS IP, en una reciente charla con APD Colombia sobre Economía Naranja y propiedad intelectual celebrada en Bogotá.

Para Nuria Marcos, el asesoramiento especializado abarca una multitud de posibilidades que, dependiendo de cada compañía y sus intereses, incluye a menudo la utilización combinada de la protección mediante marcas, dominios, patentes, diseños, secreto empresarial y, especialmente en el caso de las ICC, los derechos de autor. En consecuencia, la combinación de estas y la elección sobre el mejor momento para ejecutar esas herramientas, eleva exponencialmente las posibles vías de protección donde casi siempre, una suele ser la más apropiada. ¿Están hoy las empresas capacitadas para decidir cuál es su mejor opción? ¿Conocen esas alternativas?

Los derechos de autor, al ser activos intangibles, se regulan a través de la Ley de Propiedad Intelectual y, subsidiariamente, a través de la regulación del Secreto Empresarial. Tener clara la diferencia entre derechos morales, patrimoniales, junto a la duración de ambas y el alcance de protección de los registros es otro paso fundamental para construir una adecuada estrategia de protección de activos en las ICC.

Cómo y cuándo incorporar una Leyenda de Copyright también suele generar dudas recurrentes, así como la oportunidad o no de realizar un registro de la Propiedad Intelectual o un Depósito Notarial. Saber cuándo la gestión de los derechos de autor y derechos conexos debe realizarse de manera colectiva y/o individualmente es otra de las grandes cuestiones a las que las empresas de la Economía Naranja deben saber dar respuesta, pero por encima de todo, la digitalización y sus consecuencias con la aparición de los soportes de carácter digital ha cambiado radicalmente el panorama relacionado con los derechos de propiedad intelectual.

En 2020, dos serán los retos pendientes de resolver. Por un lado, debemos dotar al Derecho de tecnología para gestionar los derechos digitales (Digital Rights Management o DRM) dirigida a encriptar y distribuir la información de forma segura y autorizada. En este caso, la tecnología blockchain tiene un gran potencial para la gestión de la PI, la prevención de los ciberdelitos, la protección de datos, pero también las infracciones de marca y los dominios web junto a los citados derechos de autor. La tecnología, por tanto, está llamada a liderar los cambios que, desde el punto de vista económico, jurídico y marcarán el futuro tanto de la Economía Naranja, pero por supuesto de la propiedad intelectual.

Por el otro, la piratería. Impulsar la formación de los trabajadores de las Industrias Culturales y Creativas (ICC), sensibilizar a las empresas y sociedad sobre la defensa y valor de los derechos de autor, así como el desarrollo normativo homogéneo junto al intercambio de información y colaboración policial entre países son cuestiones hoy fundamentales para luchar contra la principal amenaza que pone en riesgo el crecimiento de la “Economía Naranja”. Pongámonos a ello.

  • Juan Luis Antolín
  • Director de Comunicación de PONS

 

Si te ha gustado este contenido, compártelo:

Escucha nuestro podcast

“Privilegios de Invención”

PODCAST-Colombia-
Turismo y Propiedad Intelectual en Colombia
En un nuevo episodio de “Privilegios de Invención” esta vez desde LATAM, destacamos la importancia de la propiedad intelectual en...
Imagen-Podcast-4-episodio
Las falsificaciones en la era de la digitalización
El fenómeno de la falsificación ha crecido exponencialmente en las últimas décadas, afectando de manera significativa a las economías desarrolladas....
NEWSLETTER

Toda la Actualidad IP en tu e-mail

Conoce toda la información más actualizada sobre IP para impulsar el desarrollo de tu organización.

Suscríbete a nuestra newsletter bimestral.

En cumplimiento de lo dispuesto en el RGPD, respecto del tratamiento de datos se informa de lo siguiente: Responsable: PONS IP, S.A. (A-28750891). Finalidades: envío de comunicaciones comerciales electrónicas. Legitimación: Consentimiento del interesado [art. 6.1.a) RGPD]. Derechos: Acceder, rectificar, suprimir, limitar u oponerse al tratamiento, solicitar la portabilidad y revocar el consentimiento prestado dirigiendo correo electrónico a rgpd@ponsip.com, incluyendo como referencia "EJERCICIO DE DERECHOS". Más información

Premios y Reconocimientos

Internacionales

Premios y Reconocimientos Internacionales